El CEIP Santa Cecilia de Espinosa de los Monteros acuden a plantar en Busturejo, Burgos

El pasado martes 27 de abril nos desplazamos a Burgos para realizar una jornada de voluntariado con los alumnos del CEIP Santa Cecilia de Espinosa de los Monteros. La actividad fue especial por varios motivos, el primero de ellos era que los participantes en la actividad eran los alumnos de 3º y 4º curso de primaria, alumnos que ya han sido voluntarios con la actividad “Adopción del río Trueba por el centro escolar”. Volver a encontrarnos con los 27 participantes así como con sus profesores, fue una grata sorpresa. Otra particularidad fue que la actividad la organizamos en colaboración con Ángel, del Plan 42: Plan de Prevención de Incendios Forestales de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

Me reuní con el autobús que transportaba a los chicos y chicas en el desvío hacia Vega de Pas y desde allí nos dirigimos juntos hasta el aparcamiento cerca de la zona de plantación. Nos encontrábamos a poca distancia de Portillo de Lunada pero en el lado Burgalés de la Montaña Oriental. Repartí material entre los participantes como gorros y azadas y comenzamos a subir por una pista forestal hasta el área de Busturejo. Por el camino, realizamos algunas paradas para hablar de las manchas de hayedos aún presentes en la zona y sobre otras especies propias del sotobosque y de la zona de prados como el tojo o árguna, las arandaneras o los enebors rastreros. También se habló sobre la importancia de los bosques en la cabecera de los ríos como fijadores del terreno, de esta forma se pretendía que los voluntarios llegaran a comprender el fin de la repoblación que estaban a punto de llevar a cabo. Realizamos una segunda parada para hablar sobre las normas de comportamiento en los espacios naturales, normas para ser respetuoso con el medio ambiente y poder disfrutar de él sin dañarlo.

Una vez llegamos al área de plantación, nos encontramos con Isaac, el capataz de la cuadrilla que está trabajando en este momento allí, que se encargó de indicarnos el área concreta para plantar. Además nos presentó al resto de trabajadores de la cuadrilla. Como el terreno allí es bastante duro, previamente habían realizado los hoyos para abrir la tierra. Realizamos un juego para dividir a los alumnos en grupos de 3 y les dimos una azada y un par de guantes por grupo. A partir del juego, cada grupo era un animal de los presentes en la zona de la Montaña Oriental Cántabro-Burgalesa. Una vez estuvimos todos listos, Isaac explicó el método para plantar correctamente las plantas. Las especies idóneas para plantar en este área son haya y abedul. El abedul se planta junto al haya porque es especie pionera y crece más rápido y le da sombra al haya facilitando así su crecimiento. Se recalcó bastante este aspecto así como se les enseñó a diferenciar ambas especies.

Los niños y niñas comenzaron a plantar, haciendo los hoyos más profundos y con ayuda de la cuadrilla, llegaron a plantar más de 100 ejemplares. Disfrutaron mucho con la actividad y muchos de ellos ni siquiera pararon para el almuerzo y continuaron plantando sin parar.

Terminada la plantación, Isaac les enseñó cómo se desbrozaba la zona antes de realizar la plantación, también dio gran importancia al equipo necesario para utilizar una desbrozadora de forma segura como son el casco, los pantalones acolchados, las gafas y el peto. Además se hizo una demostración práctica de cómo se desbrozaba allí.

En torno a las 12.15h tuvimos que comenzar el descenso hasta el autobús ya que debían estar de regreso a las 13.00h en el colegio. Una vez llegamos al autobús, repartimos unos cuadernos de campo en los que se hablaba de los ríos de la Montaña Oriental y las flora y fauna más representativa de la misma.

La jornada fue muy divertida y el tiempo fue inmejorable. Espero poder veros de nuevo en la actividad de “La Muda”

¡Gracias y hasta la próxima!

Un saludo,

Cons*

Anuncios

Sábado 24 de abril, “Naturaleza y Hombre en la Montaña Pasiega”

Fotografía cortesía de David

Nueva jornada de plantación en la Montaña Pasiega. El pasado sábado 24 de abril, 10 voluntarios acudieron a Liérganes para participar en una nueva actividad de “Naturaleza y Hombre en la Montaña Pasiega”.Entre los participantes, se encontraban rostros ya conocidos y habituales de las repoblaciones, pero también nuevas incorporaciones.

La jornada comenzó, de alguna manera, de modo distinto a otras veces; coincidimos en Liérganes con la salida de un rally de coches clásicos. De esta forma, mientras esperábamos a que llegaran todos los asistentes, pudimos observar con curiosidad, cómo se disponían todos los coches para la salida.

Comenzamos la jornada muy ilusionados antes las expectativas de buen tiempo, expectativas que se confirmaban a medida que nos acercábamos a la cabecera del Miera con el sol brillando, cada vez con más fuerza, sobre nuestras cabezas.

La primera parada fue en el mirador, desde el cual se podía divisar la finca en la que plantaríamos los árboles así como todo el fondo de valle. Desde allí hablamos un poco sobre la formación del valle, las Reales Fábricas de Cañones de Liérganes y de La Cavada que fueron, en parte, causantes de la deforestación de estas montañas, y de previsión de futuro para las mismas.

Nos dirigimos a la base de una de nuestras fincas, a pie de carretera y allí comenzamos a distribuirnos las azadas y demás material entre los voluntarios. Aproveché para repartir camisetas, cuadernos y gorros para todos; gorros, que por cierto, vinieron muy bien para protegernos del sol. Durante esta parada técnica se vivieron momentos que podríamos definir como surrealistas: una visita inesperada y no demasiado agradable, los coches del rally que bajaban rapidísimo desde Portillo de Lunada y todo el grupo ahí en medio, en la cuneta, intentando solventar la situación mientras se repartían camisetas, gorros, cuadernos, guantes y azadas a diestro y siniestro.

Volviendo a la normalidad, comenzamos el ascenso a las fincas, realizando alguna parada para recuperar el aliento. Llegados a la cabaña en la finca de “El Recuesto”, tomamos 3 bandejas con planta forestal, dos de hayas y una de abedules e iniciamos la subida a la zona ya desbrozada y lista para la plantación. Se les explicaron las técnicas para plantar y la importancia de hacer el hoyo lo suficientemente profundo para que el cepellón no quedara fuera así como compactar la tierra para que no quedara aire en contacto con las raíces. En cualquier caso, muchos de los voluntarios, ya son unos auténticos expertos que han participado en multitud de jornadas y conocen perfectamente las técnicas para la correcta plantación.

No sé si fue la motivación con la que venían, el día tan bueno que nos acompañaba o el hecho de que fuera la última repoblación de la primavera, pero plantaron a un ritmo increíble. Hubo algunas “alianzas” como la de Eva y Pablo, él hacía los hoyos y Eva plantaba, y algunas anécdotas más. Finalmente además, había guantes para todos, lo que facilitó mucho el trabajo y lo hizo más agradable.  También contamos con la compañía de “Vaquita” la perra de Iban que iba de un lado a otro buscando piedras y corriendo sin parar.

Una vez terminado el duro, pero a la vez agradable trabajo, nos dirigimos de nuevo a la cabaña para comer a la sombra de los fresnos. Fue allí cuando surgió la idea de organizar un voluntariado para reconstruir alguna cabaña de las que están medio derruidas. Esperemos que la idea se vaya madurando y que pase de ser una ilusión a un hecho. Os seguiré informando.

Terminada la agradable comida, entramos en la cabaña para ver la estructura interna y los aperos que se guardan allí.

Finalmente comenzamos el descenso hacia el autobús que nos llevó de vuelta a Liérganes.

¡Muchas gracias a todos por hacer que pasara un día tan, tan bueno!

Un abrazo,

Cons*

Esta semana hemos podido contar con la colaboración de los alumnos del segundo ciclo de primaria del Colegio Público Príncipe de Asturias en Ramales de la Victoria.  Además TVE nos ha acompañado en una de las jornadas realizando un reportaje sobre la actuación de los niños. Estas dos jornadas han tenido lugar los días 19 y 20 de abril.

Mientras que el primer día, participaron en la actividad, 27 alumnos de 4º curso de primaria, el segundo día, el turno fue para los 23 alumnos de 3º. Todos ellos participaron con mucho entusiasmo en la actividad.

Ambos días la actividad siguió una estructura muy similar. La jornada comenzaba con una presentación de PowerPoint en la que se explicaba qué era un bosque de ribera así como las especies que lo componían y la fauna más representativa. Además se hizo especial hincapié en los problemas más graves que amenazan nuestros ecosistemas fluviales así como posibles soluciones a los mismos. Para finalizar la proyección, se habló del guión a seguir durante la excursión.

A continuación nos dirigimos al río Asón, para ello tuvimos que caminar durante unos 20 minutos y tras cruzar el puente adentrarnos en la senda fluvial. Una vez llegamos al río, tuvimos una pequeña dificultad, debido a la lluvia de la noche anterior, los niños y niñas no pudieron sentarse y la investigación se hizo de pie. Todos participaron en la medida de los parámetros físico-químicos como la temperatura, pH, nitratos, oxígeno disuelto o la dureza del agua. Mostraros mucha destreza y gran interés por los análisis, y anotaron todos los resultados en los cuadernos de campo que previamente les había entregado junto con las camisetas.

Pasamos a la recogida de macroinvertebrados. Hubo ciertas diferencias entre las muestras tomadas el primer día y el segundo. El lunes, el sol nos acompañó durante la jornada, lo que facilitó la aparición de multitud de macroinvertebrados; en cambio, el martes el día amaneció muy nublado y debido a las fuertes lluvias de toda la noche, el río bajaba más turbio y había menos presencia de macroinvertebrados. En cualquier caso, ambos días se encontraros ejemplares que los voluntarios pudieron identificar con la ayuda de la guía, la lupa y de la propia educadora. Con los individuos encontrados, y gracias al papel de éstos como bioindicadores, se dio una puntuación para evaluar la calidad de las aguas.

El siguiente paso consistió en evaluar el estado de la vegetación de ribera, para ello, primero identificaron algunas de las especies presentes, tales como sauces, alisos, avellanos y fresnos, y a continuación identificaron si había una, dos o tres bandas formando el bosque. Finalmente identificaron las presiones que había sobre el territorio tales como puentes, carreteras, residuos o edificaciones.

Nos acercábamos al final de la jornada cuando llegó la parte que más suele gustar a los participantes: la recogida de basura de la ribera. Corrieron de un lado a otro cogiendo una gran cantidad de residuos, muchos de ellos de gran tamaño y los depositaron en un contenedor cercano al puente.

Antes de terminar, hicimos una pequeña representación teatral en la que los, recién improvisados, actores y actrices, mostraron su desparpajo frente a los demás.

Las jornadas resultaron muy divertidas y los niños y niñas participaron activamente en todas las actividades.

¡Gracias por todo y hasta el año que viene!

Constanza*

Alumnos del IES Santa Cruz de Castañeda, participan en una plantació en la Montaña Oriental

El pasado 14 de abril, Fundación Naturaleza y Hombre pudo contar con la presencia de los alumnos del IES Santa Cruz, en Castañeda, que participaron en la actividad “Naturaleza y Hombre en la Montaña Pasiega”.

 Los 18 voluntarios, cuyas edades rondaban entre los 15 y los 17 años, llegaron en autobús hasta el Fluviarium de Liérganes, punto de encuentro establecido. Vinieron acompañados de Ignacio, su profesor de matemáticas y percusor de la actividad.

Una vez estuvimos todos en el autobús y con los aperos cargados, nos dirigimos hacia San Roque de Riomiera. Fuimos dejando atrás distintos pueblos: Rubalcaba, Mirones, Linto con su famosa falla, y finalmente llegamos al término municipal de San Roque de Riomiera. Continuamos por la carretera, acercándonos a la cabecera del valle y, algunos kilómetros después de pasar La Concha, detuvimos el autobús para acercarnos a las fincas.

Comenzamos el ascenso y al poco rato hicimos una primera parada. Ésta sirvió, no sólo para recuperar el aliento, sino también para mostrar a los participantes la finca de “El Cabañal”, finca que fue repoblada en 2002 y cuyos árboles presentan un muy buen estado de salud en la actualidad. De esta manera se pretendía mostrar a los alumnos cómo podría ser el futuro de la repoblación que llevaría a cabo a lo largo de la mañana. Se les explicó además, el sistema de custodia del territorio que la Fundación lleva a cabo desde hace muchos años tanto en la Montaña Oriental como en el Anillo Verde de la Bahía de Santander.

Continuamos con el ascenso hasta la finca de “El Recuesto”, allí cogimos las bandejas con la planta forestal, y subimos por la ladera de bastante pendiente, de ahí el nombre de la finca, hasta llegar a la zona desbrozada y lista para la plantación del arbolado autóctono.

Los chicos y chicas se dispusieron en grupos de dos o tres y, tras recibir unas instrucciones sobre la correcta manera de plantar los ejemplares, comenzaron a cavar hoyos con ayuda de las azadas de la pala. La repoblación fue un éxito y plantaron 90 hayas y abedules aproximadamente.

A continuación bajamos de nuevo hacia la cabaña donde, tras el almuerzo, entramos en la cabaña para ver su distribución y los aperos que utilizan. Además tuvimos la ocasión de ver a las vacas rojas pasiegas que la Fundación a comprado y gestiona como parte del Proyecto Piloto. Se les explicó “la muda” que llevan a cabo los pasiegos y les pareció muy interesante comprobar que, aún hoy en día, había gente que llevaba ese modo de vida.

Terminada la actividad, descendimos hasta la carretera para tomar el autobús de vuelta al instituto. La actividad fue muy interesante y la repoblación un éxito.

¡Espero veros pronto de nuevo a todos!

Cons*

¡Vive en sostenibilidad! Programa de talleres y conferencias del Fluviarium de Liérganes

Como conmemoración de los 15 años, Fundación Naturaleza y Hombre ha organizado un ciclo de talleres y conferencias que tendrán lugar en el Fluviarium de Liérganes a partir del próximo sábado 17 de abril. Este programa de charlas-coloquio, que se realizarán en colaboracíón con el Ayuntamiento de Liérganes, tendrá una temática variada ligada a la Montaña Oriental, sus especies y ecosistemas más representativos, así como su patrimonio cultural.

A continuación os presentamos el programa completo de actividades. Os adelanto ya que la primera charla “Taller de reconocimiento de rupícolas en Cantabria” que correrá a cargo de D. Lorenzo García, guarda de FNYH, pretende hacer un recorrido a través del censo realizado de distintas especies de aves rupícolas en la zona de la Montaña Oriental así como dar pautas para el muestreo y el reconocimiento de dichas aves. Así mismo se presentarán los resultados del informe del censo de 2009. Este taller tendrá lugar el próximo sábado 17 de abril a las 18.30h en el Fluviarium de Liérganes.

Taller de reconocimiento de aves rupícolas de Cantabria“- sábado 17 de abril-D. Lorenzo García guarda de FNYH

Conoce tu río y cómo conservarlo: río Miera“- sábado 1 de may-Dª. Constanza Arraiza, coordinadora de Voluntariado de FNYH, representante de la Sociedad de Pescadores Fario

Los caballos losinos: conoce esta raza en peligro de extinción“- sábado 15 de mayo-Representante de la Asociación El Bardojal

Utensilios pasiegos: taller demostrativo para la elaboración de un cuévano“- sábado 5 de junio-D. José Miguel Abascal, trabajador de la cuadrilla de la Montaña Oriental de FNYH

Cuenta Cuentos: Salomón el Salmón“- sábado 19 de juni-Representante de la Asociación Huellas de Paz

Reintroducción del rebeco cantábrico en la Montaña Oriental Cantábrica“- sábado 3 de julio-D. Carlos Sánchez Martínez, Director de FNYH, D. Lorenzo García Fuente, guarda de FNYH y D. Ramón Calvo, Presidente de la Mancomunidad Cotos del Asón

Métodos y técnicas utilizadas para el censo de nutrias como formación para voluntarios del Proyecto Voluntariado en Ríos“- sábado 4 de septiembre-Dª. Constanza Arraiza, coordinadora de Voluntariado de FNYH

Los niños y el medio ambiente: aprende a respetar el medio jugando con nosotros“- sábado 11 de septiembre-Dª. Constanza Arraiza, coordinadora de Voluntariado de FNYH

Conservación del oso pardo y gestión cinegética sostenible en la Cordillera Cantábrica“- sábado 2 de octubre-D. Guillermo Palomero, Director de Fundación Oso Pardo

STOP erosión: colabora con la repoblaciçon de la cabecera del Trueba“- sábado 9 de octubre-Dª. Constanza Arraiza, coordinadora de Voluntariado de FNYH

Restauremos las riberas, participa en una plantación en el Arroyo Valbuena“- sábado 22 de octubre-Dª. Constanza Arraiza, coordinadora de Voluntariado de FNYH

Taller sobre compostaje: cómo realizar compost en casa“- sábado 6 de noviembre-Experto en compostaje

Recíclate: haz tu propio jabón utilizando aceite usado“- sábado 4 de diciembre-Artesano en realización de jabones

Para recibir más información o para confirmar vuestra asistencia: www.fnyh.org, amigos@fnyh.org o 942 559 119

¡Animaros a participar!

Un saludo y hasta pronto,

Constanza*

Adopción del río Gándara por el CEIP Jerónimo Pérez Sainz de la Maza

Ayer, lunes 12 de abril, llevamos a cabo una nueva actividad de voluntariado ambiental: “Adopción del río por los centros escolares”. En concreto, el río elegido fue el Gándara y el Colegio encargado de llevar a cabo la “adopción” el CEIP Jerónimo Pérez Sainz de la Maza.

La jornada comenzó con la presentación de los participantes, 7 niños y niñas de 3º y 4º de primaria que, tras las vacaciones de Semana Santa, venían dispuestos a realizar esta nueva actividad que les proponíamos. Ya desde el comienzo, estaban deseosos de ir al río; sabían que hoy la actividad incluía una excursión, pero antes de ir al río debían tener conocer algunos aspectos básicos sobre el  propio río y el bosque de ribera.

En primer lugar se realizó una presentación de PowerPoint en la que se habló del bosque de ribera, su importancia y sus funciones como eficaces corredores ecológicos y su fundamental papel como depurador de aguas y fijador del terreno; las bandas de vegetación presentes en un bosque de ribera maduro y las especies que componen estas bandas de vegetación. Durante la explicación de los usos de muchas de las especies arbóreas presentes en los ríos, los niños y niñas participaron activamente contando anécdotas y demás. La presentación continuó con la fauna representativa de los ecosistemas fluviales de alta montaña y los problemas más frecuentes a los que se enfrenta la misma.

A continuación hubo una pequeña ronda de preguntas y respuestas en la que los alumnos dieron su opinión acerca de cuáles creían que eran las principales amenazas de los ríos en general y del río Gándara en particular. Fue muy interesante comprobar las percepciones de ellos sobre los residuos que se tiraban al río y las soluciones que proponían para cambiar estas conductas. La charla terminó con un pequeño guión sobre lo que haríamos a continuación en la salida al río.

 Se repartieron las camisetas de voluntarios y el cuadernillo de actividades y bloc de notas, y una vez que estuvieron todos bien pertrechados, nos fuimos en dirección al Gándara.

 Para llegar al río, tuvimos que recorrer un camino de unos dos kilómetros aproximadamente que desembocaba en un pequeño prao con el río como límite. El tramo de río que iban a adoptar corría de manera suave y a poca profundidad, lo que facilitaba la actividad. Los chicos y chicas se dispusieron en círculo y Selene fue la primera, encargada de recoger la muestra de agua. A continuación ella misma pudo leer en la tira la temperatura del agua del río que era de 7ºC. El siguiente en participar fue Sergio, responsable de coger la muestra de agua para medir la cantidad de oxígeno disuelto y de introducir las pastillas; el resultado del análisis fue de 4ppm que corresponde con una cantidad de oxígeno disuelto adecuada para la vida de los seres vivos. A continuación el turno fue de Martín, encargado de medir el pH; cuando intrudujo la pastilla, el color del agua se tornó amarillo verdoso, lo que se correspondía con un pH de 6,5 indicador de calidad del agua excelente en este aspecto.

 Todos los voluntarios estaban ansiosos por participar y aguardaban muy atentos a que llegara su turno. La inspección continuó con la medida de nitratos a cargo de José Luis, con un resultado de 2ppm que indica que no hay contaminación por nitratos. Lidia midió la dureza del agua mientras añadía pastillas al agua y observaba encantada como cambiaba el color de ésta de rojo a azul.

Terminada la investigación de los parámetros físico-químicos y con los datos apuntados sobre sus cuadernos, pasamos a la recogida de macroinvertebrados, recogida que realizamos entre Saray y yo. Con su ayuda pudimos recoger varios ejemplares entre los que se encontraban dos perlas, indicadoras de muy buena calidad del agua. Uno por uno, y con ayuda de la lupa, los chicos contemplaron fascinados los distintos macroinvertebrados y los pudieron reconocer en la ficha.

 Para finalizar con la investigación, con ayuda de la guía de plantas del cuaderno, los niños y niñas identificaron algunas especies como sauces y zarzamoras. Además uno a uno fueron diciendo las presiones que observaban en el territorio como basura, la carretera, las edificaciones o los praos cercanos. Concluimos la actividad al aire libre con un juego sobre el problema de la contaminación del agua por aceite; este juego ayudó a los participantes a entrar en calor ya que, a pesar de la fecha, el día era frío. Durante la vuelta al colegio, se realizó una batida de limpieza a lo largo la ribera del río.

Una vez retornamos al aula, hicimos una pequeña representación teatral en la que participaron todos. En el mismo aula hicimos una evaluación de la actividad donde además los niños se comprometieron a cuidar el río y a concienciar a sus seres más cercanos sobre la importancia de la conservación de los ecosistemas fluviales.

Fue una actividad muy bonita gracias a las ganas y el entusiasmo que mostraron los alumnos del CEIP Jerónimo Pérez de la Maza y a gracias también a su profesora, siempre atenta y animándolos.

Un saludo y hasta pronto,

Constanza*

“Naturaleza y Hombre en la Montaña Pasiega”, 27 de marzo

  El pasado 27 de marzo, un grupo de voluntarios de Fundación Naturaleza y Hombre acudieron a la zona de la Montaña Oriental de Cantabria para colaborar en la actividad de voluntariado llamada “Naturaleza y Hombre en la Montaña Pasiega”.

 La jornada dio comienzo el sábado 27 de marzo a las 9.30 de la mañana, en el Fluviarium de Liérganes donde nos reunimos con los voluntarios. Una vez estuvimos todos listos y, mirando temerosos el cielo del que ya caían algunas gotas, nos subimos al autobús que nos conduciría al Valle del Miera. A medida que nos adentrábamos en el valle, la carretera se estrechaba a la vez que lo hacían las paredes a ambos lados de la misma; a nuestra izquierda, siempre siguiéndonos, dejábamos al río Miera, cada vez más encajonado.

 Comenzamos a subir por la carretera y los propios voluntarios identificaron distintos incendios en las laderas del valle, esto dio pie a hablar sobre el problema de la quema de pastos para el ganado y a justificar, aún más, la actuación que estábamos a punto de llevar a cabo.

 La primera parada fue en el mirador desde el cual pudimos observar la morfología del valle y explicar su origen glaciar y, su posterior transformación en valle fluvial. Además se explicaron las causas históricas que llevaron a la deforestación del valle del Miera en concreto, y de los valles pasiegos, en general. No nos entretuvimos demasiado tiempo en esta parada ya que el humo del incendio dificultaba la visibilidad del paisaje.

 La segunda, y definitiva parada, nos llevó al pie de algunas de las fincas de la Red de Fincas del Alto Pas que la Fundación gestiona. Allí pudimos encontrarnos con Santi y Miguel, dos miembros de la cuadrilla que nos explicaron cómo se aparejaba una yegua. Resultó de gran interés ver el método que ellos utilizan para trasladar los aperos, el pienso, las plantas y demás, hasta las fincas más alejadas. Desde allí, y con el sol finalmente brillando, subimos hasta la finca de “La Llana“, donde Miguel nos mostró las vacas que la Fundación ha comprado como parte del Proyecto Piloto. Estas vacas pertenecientes a la raza: vaca roja pasiega, se encuentran en peligro de extinción, de ahí que su gestión sostenible resulte vital. Además los voluntarios vieron también parte del rebaño de ovejas lachas que desde hace años tiene la Fundación como parte del proyecto de gestión silvopastoral que lleva a cabo en sus fincas.

 A continuación, nos dirigimos hasta la finca “El Recuesto“, allí los voluntarios cargaron las bandejas con planta forestal y comenzaron la repoblación. Con ayuda de las azadas y una pala que los propios participantes habían cargado, se plantaron 130 plantas entre abedules (Betula alba) y hayas (Fagus sylvatica).

 Terminado el “duro trabajo” bajamos de nuevo hasta la cabaña donde comimos disfrutando de las espectaculares vistas del valle. Tras la comida entramos en la cabaña para ver la distribución de la misma y se habló sobre “la muda”; la trashumancia de pequeño recorrido que, aún hoy en día, llevan a cabo los pasiegos.

 La jornada resultó muy agradable y gracias a la labor de los voluntarios cada vez estamos más cerca de recuperar nuestros bosques.

Un saludo y hasta la próxima,

Constanza*