Cuentacuentos y demás talleres en Alday y Liérganes

Como ya os he adelantado en algún momento, este año la Fundación Naturaleza y Hombre celebra su 15 aniversario desde su constitución. Por ello hemos decidido hacer un ciclo de talleres y conferencias vinculados con la naturaleza, y en muchos casos, con nuestra trayectoria a lo largo de estos 15 años, para poder compartir con vosotros lo que todos tenemos en común: la pasión por la naturaleza. Estas conferencias se han vinculado a los dos centros de interpretación que en estos momentos se encuentran operativos: el Fluviarium de Liérganes y la Casa de la Naturaleza en Alday. De esta manera, se abría el abanico de posibilidades para que pudiera acudir cuanta más gente mejor.

Desde que comenzamos en febrero, muchos han sido los temas tratados en las conferencias y talleres. Algunos tienen un carácter más científico, mientras que otros están destinados a todo tipo de público. Por recordar algunas de las charlas ya impartidas, destacaría por su éxito de participación: “Taller de reconocimiento de aves rupícolas en Cantabria”, “El caballo Losino: conoce esta raza en peligro de extinción”, “Utensilios pasiegos: taller de elaboración de un cuévano” y “Gestión de un vivero forestal autóctono”.

El publico que ha acudido a ellas ha sido muy variado, y ha contado tanto con familias con hijos pequeños como con gente más mayor, sumando más de 150 participantes en esta primera mitad de año.

En un primer momento, estaba previsto un taller al mes en cada Centro de Interpretación, así los miércoles las charlas eran organizadas en la Casa de la Naturaleza, y los sábados en el Fluviarium de Liérganes. Sin embargo, y dada la gran afluencia de público durante el fin de semana, hemos decidido cambiar la fecha de los miércoles a los sábados también. De esta forma tendréis dos citas al mes, un sábado en cada centro de interpretación. El horario de las conferencias suele ser por la tarde, a partir de las 18.30h, aunque a medida que sigamos adentrándonos en el verano, puede que la hora se vaya retrasando ya que los días son más largo.

La próxima convocatoria está destinada a los más pequeños, y consiste en un cuentacuentos para el cual contaremos con la colaboración de David de Huellas de Paz. Al finalizar el mismo, se realizará una actividad de animación para concluir la jornada. Para facilitar la asistencia del mayor público posible, esta actividad la realizaremos dos veces en fines de semana consecutivos; la primera cita será el sábado 19 a las 18.30h en la Casa de la Naturaleza de Alday. Si en cambio preferimos verlo el sábado 26 de junio, deberemos desplazarnos hasta el Fluviarium de Liérganes, donde tendrá lugar a partir de las 18.30h.

Esperamos poder contar con vuestra presencia.

Para más información no dudéis en contactarnos a ravés de amigos@fnyh.org o en el 942 559 119.

¡Un abrazo y hasta pronto!

Cons*

Anuncios

“La Muda y la Biodiversidad en la Montaña Pasiega”

Durante la última semana del mes de mayo y la primera del mes de junio, hemos podido disfrutar de la compañía de varios grupos de escolares, que han participado en la actividad “La Muda y la Biodiversidad en la Montaña Pasiega”.

Los colegios que han acudido hasta la Montaña Oriental para participar en las jornadas han sido: el Amós Escalante de Torrelavega, el Matilde de la Torre de Muriedas, Nuestra Señora de Latas de Loredo y el Santa Cecilia de Espinosa de los Monteros. Han participado un total de 167 alumnos que han disfrutado de una agradable jornada en el campo en compañía de las vacas y las ovejas.

La jornada daba comienzo con la recogida de los alumnos en su centro escolar. Desde allí se dirigían hasta Liérganes dónde yo me reuní con ellos para encaminarnos, ya juntos, hacia San Roque de Riomiera. Una vez llegamos al punto elegido en la carretera, bajamos del autobús y se repartió el materia para la actividad: cuadernillos de actividades, gorros y camisetas para todos. Realizamos un juego en el que cada uno debía interpretar a un animal, así había vacas, ovejas, buitres y ranas; una vez se hubieron encontrado a través del sonido, y unido cada uno con su grupo de animales correspondiente, procedimos a inciar la subida.

El ascenso era, a ratos, duro, por lo que se hicieron numerosas paradas para descansar y para explicar algunos aspectos básicos sobre la Montaña Pasiega. Se habló sobre la Fundación Naturaleza y Hombre y su trayectoria en la Montaña Oriental a lo largo de los años, así como de la gestión silvopastoral que realiza en la Red de Fincas del Alto Pas. Se aprovechó también para hablar de algunas de las especies de arbolado autóctono presentes en la montaña y en nuestras fincas y se dieron algunas pautas para distinguir unas de otras.

Una vez llegamos a la finca del Recuesto, pudimos parar para tomar agua y algo de comida, y mientras se reponían fuerzas, se aprovechó para ver a las vacas rojas pasiegas que se encontraban en la finca de en frente. Además, cada colegio iba a tener la misión de ponerle nombre a una de las vacas, por lo que debían ir fijándose en ellas para, al finalizar la jornada, elegir el nombre más adecuado.

Se explicó en qué consistía “La Muda”, cómo los pasiegos tenían que mover el ganado y a toda la familia varias veces al año con el objeto de conseguir aprovechar mejor el pasto. Así mismo se les explicó que FNYH también tenía ganado y que ellos serían los encargado de moverlos o mudarlos de una cabaña a otra. Otro de los temas a tratar fue el tipo de ganado tanto ovino como vacuno que se encuentra en Cantabria, así se habló de especies introducidas y ya integradas, como la tan conocida vaca frisona de Holanda, y de especies autóctonas, como la vaca roja pasiega, actualmente en peligro de extinción.

La jornada continuó con la subida hacia Portillo Ocijo, donde los participantes pudieron ver la Vega de Pas al otro lado y divisar al fondo Los Picos de Europa. Tras la dura subida, se hizo una parada para comer y luego se procedió a la muda de las ovejas, que no resultó tan fácil como parecía al principio. Las ovejas Lachas, bastante asustadizas, huían al ver a los niños tras ellas, ya que no están acostumbradas a tanta gente a su alrededor.

Una vez bajamos, y con los alumnos del Santa Cecilia, que en lugar de mudar las ovejas, mudaron las vacas, fuimos hasta la finca donde se encontraban las cinco “rojas” para llevarlas de nuevo a su finca. Allí, y con la inestimable ayuda de Santi, los niños pudieron ver y utilizar las técnicas necesarias para mover el ganado de una finca a otra.

Terminada la muda, y de nuevo en el Recuesto, se procedió a elegir el nombre para la vaca. Tras varias votaciones y deliberaciones, los nombres elegidos fueron: Tula, Cecilia y Josefina. Aún falta un último centro por elegir el nombre, que esperamos sea elegido dentro de muy poco.

Para finalizar, entramos en la cabaña para ver su distribución por dentro y hablar de los aperos utilizados para la siega y el cuidado de los animales. También se explicaron las fechas en las que se realizaban cada una de las actividades y el porqué de estas fechas.

Los niños y niñas disfrutaron mucho con la actividad, viendo al ganado tan de cerca y colaborando en una actividad tan dura pero a la vez tan instructiva. Además estuvieron corriendo por las laderas de la finca y rodando por la hierba junto con sus compañeros. Muchos comentaron que les parecía muy cansado ese estilo de vida; otros en cambio estaban tan contentos que no querían marchar de las montañas.

Espero poder realizar más actividades de este tipo en el futuro, son muy divertidas y gratificantes.

¡Gracias a todos por participar!

Cons*