“Censo de nutrias, 4 y 5 de septiembre, río Miera”

La Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) ha organizado un censo de mamíferos acuáticos durante los cuatro fines de semana de septiembre de 2010, a través del Programa de Voluntariado en Ríos promovido por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

 

Durante el primer fin de semana, días 4 y 5 de septiembre, unos 20 voluntarios iniciamos el censo en el río Miera. El primer día recibimos un taller de formación en la sala de audiovisuales del Fluviarium de Liérganes por parte de Constanza Arraiza (educadora ambiental) y de Lorenzo García (guarda de la Fundación), sobre la flora y fauna de ribera más característico de la zona de estudio y sobre la identificación de posibles rastros de mamíferos acuáticos encontrados, tanto huellas como excrementos. Con esta información debíamos rellenar las fichas correspondientes, aplicando los conocimientos adquiridos.

Después del taller de información, contemplamos los acuarios del Fluviarium en los que pudimos observar a una pareja de nutrias y a gran variedad de peces, especies todas ellas representativas de los ríos cántabros.

 

A continuación nos dieron unas bota de agua y nos asignaron, por pareja, una zona determinada del río Miera.

 Una amiga y yo, realizamos el censo en la zona de Mirones, en el Puente “Romano”. Allí realizamos la espera el sábado al atardecer, de 19.30h a 21.30h y el domingo al amanecer, de 8.00h a 10.00h.

Durante la espera debíamos observar y apuntar en las fichas toda la vegetación y fauna característica del punto de observación asignado.

En nuestra zona abundaban los cantos y las rocas y había mucha vegetación de ribera representativa, como castaños, zarzamoras, chopos, fresnos, menta… y fauna típica como sapos, truchas, piscardos y algún que otro mirlo acuático, entre otros.

 

Después de la espera del domingo, realizamos un transecto por el río de 1000 m aguas abajo, porque hacia arriba no podíamos ascender de ningún modo, ni por el río, ya que cubría bastante, ni por la orilla, ya que había parcelas privadas en ambos márgenes. Durante el transecto teníamos que apuntar en la ficha la flora y fauna encontrada y buscar rastros de posibles mamíferos acuáticos.

En el último tramo encontramos excrementos recientes de mustélidos, pero descartamos que fueran de nutria porque no presentaban espinas; más bien parecían de garduña puesto que eran gelatinosos y parecía que habían comido frutos. Más adelante encontramos unas huellas que fotografiamos y que no descartamos que fueran de nutria.

De regreso, en el Fluviarium de Liérganes nos reunimos todos los voluntarios y compartimos nuestra experiencia mientras disfrutábamos de un picnic preparado por la Fundación. En algunos tramos del río, hubo gente que pudo observar aves como la gaceta, el martín pescador y el ánade real y también encontraron rastros de mustélidos.

Personalmente, la experiencia me ha aportado nuevos conocimientos que desconocía y ha sido muy gratificante conocer a gente que muestra interés por este tipo de estudios tan importantes para proteger los ecosistemas fluviales y mantener la biodiversidad de los mismos.

Sonia Grande

“Descubriendo el monte de Somo: algo más que arena”

El pasado día 22 de Agosto tuvo lugar la actividad Descubriendo el monte de Somo, la actividad destinada principalmente a familias acompañadas de niños, turistas y demás gente ya fuesen turistas ó gente natural de allí.

 La actividad disponía de dos turnos para dar a la gente mayor facilidad y mayor cobertura según su disponibilidad, estos turnos eran de dos horas aproximadamente, aunque se alargaron debido a las explicaciones de la educadora ambiental Constanza y debido al interés de los asistentes que preguntaban todas sus dudas, el primero de los turnos fue de 12 a 14 h y el segundo de 18 a 20h.

 Los objetivos principales de esta actividad eran que la gente conociera la formación del monte de Somo, su importancia como espacio natural, así como el conocimiento de su fauna y flora, la concienciación y fomento de comportamientos responsables con el medio ambiente y la realización de actividades lúdicas para los mas pequeños para favorecer el conocimiento y respeto por el medio.

La actividad fue bien recibida pues entre los dos turnos se obtuvo una participación bastante elevada, casi unas 40 personas, en las que había una variedad de edades importantes; podríamos decir que hubo niños de dos años y adultos de hasta 60, de lo que se deduce que la actividad interesaba al publico, ya no solo por su asistencia si no ya por su alto grado de participación en la actividad, haciendo preguntas, interesándose por las explicaciones y demás…

 La actividad comprendía un paseo semicircular recorriendo parte del perímetro del monte, a lo largo del mismo la educadora ambiental hacia diversas paradas para explicarles diferentes aspectos del monte. Según el sitio donde se efectuaba la parada, se les explico la formación del monte sobre un sistema de dunas, la vegetación existente formada por Eucalipto (Eucalyptus globulus), Pino marítimo (Pinus pinaster),Encina (Quercus ilex), Madroños (Arbutus unedo), Laurel (Laurus nobilis),Tojo (Ulex europeaus), Acebos (Ilex aquifolium), Robles (Quercus robur), así como otras de carácter invasivo como el Plumero (Cortaderia), por parte de la fauna encontramos algún zorro, ardillas y gran cantidad de aves, urracas, cuervos, cornejas, zorzales, pito real, cormoranes, entre otros muchos. También se les explicaron las tareas que la FNYH está realizando en ese lugar.

Al final del paseo se hicieron varios juegos para los niños que asistieron; eran juegos sencillos pero con los cuales ellos juntos a sus padres se divirtieron mucho y aprendieron numerosas cosas.

 Desde la FNYH estamos muy contentos pues la actividad salió muy bien y tanto los participantes como nosotros quedamos muy satisfechos con el resultado de la jornada. Desde aquí queremos agrader a todos los participantes su colaboración en el proyecto.

Un saludo para todos y hasta la próxima,

 Diego M. Diego