La biodiversidad europea gana la batalla a las políticas europeas

Entre las mejores noticias medio ambientales que nos llevamos del 2016 es que las Directivas de Hábitats y Aves de la Unión Europea no serán revisadas, tal y como pretendía la actual presidencia europea.

 A comienzos de diciembre nos alegraba recibir finalmente esta noticia después del efecto que, durante meses, ha potenciado una amplia movilización social impulsada por organizaciones no gubernamentales ligadas a la protección de la naturaleza.

La manifestación de su oposición por más de 520.000 ciudadanos europeos ha logrado que la revisión propuesta de las directivas europeas sobre hábitats y aves haya sido finalmente rechazada. Su objetivo era rebajar las medidas de protección por preservar la biodiversidad europea en beneficio de fines empresariales y con ello de menosprecio hacia uno de los patrimonios más extraordinarios de nuestro continente, su naturaleza.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha abandonado su propuesta de modificar las leyes europeas por la protección de las aves y los hábitats bajo cuyo amparo se protege el  5% del territorio europeo, junto a más de 200 humedales y hábitats marinos.

Nuestros entornos naturales son los principales beneficiados de que estas leyes se mantengan tal y como fueron promulgadas por su todavía vigencia. Ya que mantienen la coherencia y eficiente adaptación a las necesidades de conservación del patrimonio natural europeo. Pero también cerca de un millar de especies de plantas y animales saldrán favorecidos por su mantenimiento. Ya que, de este modo, hallarán protección y su espacio para sobrevivir en uno de los continentes más poblados del planeta.

El refuerzo que supone el mantener estas leyes intactas para los que trabajamos por la conservación, como Fundación Naturaleza y Hombre, es realmente un triunfo para la naturaleza. Hoy mejor que nunca es tiempo de celebrar y la confirmación de esta victoria nos anima a seguir trabajando por nuestra naturaleza, uno de los mayores valores de la sociedad con visión europeista en la que creemos.

Las fronteras se deshicieron con la creación de la Unión Europea y eso para la supervivencia de la naturaleza, basada en estrategias de cooperación transnacionales, ha demostrado ser una de las medidas más exitosas para la preservación de la vida salvaje, los entornos donde habita  y por los que se desplaza la vida silvestre ajena a las fronteras políticas, tal como les ocurre a las aves migratorias.

Porque la cooperación que establecen las citadas directivas europeas es esencial para todas las especies, pero sobre todo para la conservación de las aves, puesto que se hallan entre las especies más amenazadas de nuestro continente. Nada menos que el 32% de las especies de aves europeas no se encuentran en buen estado de conservación.

La reducción y degradación de su hábitat, principalmente por entornos urbanos, los aprovechamientos agrícolas y forestales, así como el uso masivo de pesticidas son las principales amenazas a las que se enfrentan.

La regulación en el mantenimiento de sus hábitats, sobre todo aquellos empleados por las aves en sus largas rutas migratorias, las medidas para que las actividades cinegéticas se lleven a cabo de una manera sostenible en todos los países europeos y el impulso al fortalecimiento y mejora en las acciones y esfuerzos de gestión por mantener la dinámica de conservación a través de la red Natura 2000, como representación de los mejores territorios naturales europeos y la mayor red mundial de áreas protegidas del mundo, es la mejor manera de preservar los hábitats más valiosos y las especies más amenazadas de nuestro continente.

No obstante, las medidas presentadas en la presente legislatura por el actual gobierno español para frenar las amenazas que afectan a la biodiversidad española no parecen reflejar los retos ambientales a los que se enfrenta la naturaleza europea.

Espacios de la Red Natura 2000 en España

Espacios de la Red Natura 2000 en España

Resultan débiles en un país como España, que, paradójicamente con su naturaleza aporta una notable proporción de la biodiversidad europea. Las medidas anunciadas el pasado 21 de diciembre ante la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso de los Diputados no reflejan realidades tan graves a las que nos enfrentamos en la conservación ambiental como es el cambio climático.

Desde Fundación Naturaleza y Hombre seguiremos trabajando por fortalecer las medidas y compromisos por la protección de la naturaleza, y apoyaremos algunas de las medidas propuestas. Como el compromiso del gobierno español por la declaración de 53 reservas naturales fluviales y el desarrollo de una Estrategia de Protección y Gestión del conjunto de estos nuevos espacios naturales.

Encuentros intensos en Campanarios de Azaba

En la frontera entre Salamanca y Portugal, en una Reserva conocida como Campanarios de Azaba, algunas de las especies más emblemáticas de la fauna mediterránea, como la cigüeña negra o el buitre negro, pasan el día sin ver a ningún ser humano.

Pero estos días, la Reserva gestionada por FNYH ha sido punto de encuentro y celebraciones. El viernes, los socios del proyecto LIFE Club de Fincas tuvieron su encuentro anual, un día especial que puso de manifiesto el creciente éxito de este Club que ya agrupa 18 Fincas de Salamanca, Cáceres y Portugal. Todo ello suma 9700 hectáreas gestionadas mediante la custodia del territorio, una fórmula en la que propietarios con ánimo de mejorar su entorno y FNYH colaboran para conservar los valores naturales de este hotspot (punto caliente) de biodiversidad que es el Oeste Ibérico.

Lorena, nuestra Educadora Ambiental, desveló el sábado por la mañana los encantos de la Reserva con una visita guiada para un grupo venido desde Álava, mientras FNYH hablaba de naturaleza y turismo sostenible en la Feria Eco-Raya 2016, celebrada el 10 y 11 de noviembre en el Recinto Ferial de Salamanca.

Completando este gran fin de semana, los naturalistas de la Asociación de Amigos de Ciudad Rodrigo vinieron a pasar la tarde a Campanarios de Azaba. Resultó un encuentro muy familiar en el que dimos un paseo y quedamos fascinados con Chele Martínez y Roberto Sánchez, que nos hablaron de jaguares en Sudamérica y leones en África respectivamente. Para terminar, nada mejor que un vino español con el que brindamos por que Campanarios y todo su entorno sigan llenos de vida.

Un paseo por la playa bien acompañados

Somo, 1/12/2016

Según el sol aparecía y calentaba la ría de Cubas y las dunas de Somo, los amigos de Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) iban acercándose al embarcadero de Somo, punto de partida de un pequeño recorrido guiado que el proyecto LIFE Miera organizó el pasado sábado.

Entre los participantes, padres y madres con sus pequeños, experimentados senderistas, miembros del colectivo AMICA… Gente diferente pero con un gran punto en común: las ganas de conocer la naturaleza cada día un poco más. Con este fin y guiados por Laura, nuestra Educadora Ambiental, todos comenzamos a andar paralelamente a las dunas de Somo, un espacio natural incluido en la Red Natura 2000, la mayor red ecológica de toda Europa.

A medida que avanzábamos,  Laura nos iba explicando los diferentes tipos de dunas, qué vegetación es la típica de este ecosistema y cuáles son las plantas invasoras que tanto daño hacen a nuestra biodiversidad. El día invitaba a pasear, y seguimos por la playa de Somo mientras los mayores no dejábamos de aprender y los pequeños, un poco más distraídos, se lo pasaban en grande correteando arriba y abajo, aunque había alguna pequeña naturalista que ya recordaba varios nombres científicos. 

Tras subir al monte de Somo, donde los participantes pudieron reconocer una gran variedad de árboles típicos de los encinares cantábricos, todos aprovechamos para disfrutar de unas magníficas vistas, con la Bahía de Santander reluciendo de fondo. Gracias a los prismáticos que FNYH aporta en sus actividades, intentamos avistar aves marinas en torno a la Isla de Mouro, que descansaba tranquila antes de los temporales de invierno que la castigaran con dureza.

Fue una buena mañana en la que todos disfrutamos mucho, relajados y descubriendo el valor de un ecosistema que no suele tener la consideración que se merece. Pero como solo se valora lo que se conoce, el LIFE Miera volverá a organizar pronto una actividad, para que todos juntos sigamos aprendiendo al aire libre.