Un haya y un serbal han llegado a la orilla del Miera

Sí, como lo oyes, este mes de enero hemos dado la bienvenida a unos ejemplares de haya y serbal muy singulares. No es que hayan llegado caminando sobre sus raíces a la orilla del río. Sino que se trata de dos cachorros de mastín que llegan dispuestos a trabajar por la biodiversidad.

Ya que apoyarán las tareas de pastoreo que realizamos con nuestras ovejas lachas carranzanas. Herbívoros que nos ayudan a recuperar razas ganaderas ancestrales y, además, se encargan de mantener vigorosos los nuevos árboles que estamos plantando en la cabecera del Miera. Ya que su acción rumiante elimina la vegetación alrededor de los tiernos ejemplares de árboles recién plantados.

Así se ayuda a recuperar los bosques y con ello el paisaje original de la cuenca alta del río. La presencia de arbolado autóctono realiza una función ecológica esencial para retener suelos y con ello favorecer el drenaje adecuado de los pequeños arroyos y escorrentía superficial que contribuyen al caudal del río tanto como a su regulación de una manera natural en épocas de abundante precipitación.

Por ello mantener el monte limpio alrededor de los jóvenes árboles recién plantados es la clave para garantizar que se conviertan en ejemplares robustos. Nuestro rebaño se encarga de ello. Realiza una acción muy importante para hacer crecer el bosque y lógicamente quien se encarga de cuidar y manejar el rebaño también tiene un papel protagonista en esta bonita historia silvopastoral de las fincas gestionadas por el proyecto LIFE Miera del que es beneficiario coordinador la Fundación Naturaleza y Hombre y en el que trabaja junto a sus socios beneficiarios, Consejería de Universidades e Innovación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria y MARE, para la mejora del estado de conservación y de la superficie de los hábitats naturales y del estado demográfico de las especies de interés conservacionista en la cuenca hidrográfica del río Miera.

Utiliza para ello especies arbóreas autóctonas que antaño crecieron en el lugar. Es a su alrededor donde nuestros cachorros de mastín van a dar lo mejor de sí mismos. Una raza especializada en proteger al ganado y guiar sus movimientos en busca de pasto durante cada jornada. Por eso nada más llegar a las instalaciones y ver sus rostros atentos a su nuevo hogar decidimos buscarles nombres entre aquellos de los árboles entre los que van a vivir para lo que solicitamos la opinión de nuestros amigos en redes sociales.

Entre los nombres seleccionados no podía faltar Cajiga, como se denomina al roble en Cantabria. Árbol místico que es sustento de la vida humana, gracias a su utilización como vigas y postes en nuestras casas y en la construcción de navíos. Además, los robledales albergan una gran biodiversidad y las cajigas viejas alimentan a múltiples insectos, como el ciervo volante.

haya-copia

Desde las primeras horas de votación el nombre de Haya destacó entre los más elegidos, destacándose finalmente con el 93% de los votos para la hembra. Es el árbol por excelencia de la cordillera Cantábrica. Muy longevo y de crecimiento lento pero puede alcanzar un diámetro muy grande. Sus frutos, los hayucos, alimentan a la fauna del bosque.

Para la hembra el nombre de Salguera fue de los más votados. Arbusto que coloniza las riberas de los ríos, dando sombra y alimento a la fauna fluvial. La corteza y las hojas de este sauce tienen propiedades terapéuticas para combatir la fiebre o los dolores.

Nos gustaba mucho Acebo para nombrar al mastín macho por la importante función de este arbusto alimentando a numerosas aves en pleno invierno, las mismas que se encargan de dispersar sus semillas y crear nuevos bosques.

Nuestro árbol por excelencia el Fresno es omnipresente en Cantabria, desde las zonas altas de montaña hasta las riberas de los ríos en las áreas costeras. Es árbol mitológico y fuente de múltiples aprovechamientos humanos, desde la carpintería hasta su uso ancestral en la cultura pasiega. Pues es alimento para el ganado con sus hojas y ramas tras la primera nevada. Por ello, siempre hay un fresno a la vera de una cabaña pasiega.

serbal

Finalmente el nombre que se eligió para el macho mayoritariamente con el 80% de los votos fue Serbal. Un arbusto con frutos carnosos que pueden ser rojos o negros según de qué especie se trate, acompañan a robles y hayas situándose en los bordes del bosque. Sus frutos sirven de alimento a múltiples pajarillos que dispersan así sus semillas para crear nuevos bosques.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s